viernes, 25 de octubre de 2013

Vocalía Pastoral y Misión

Buenas tardes

Como ya sabemos la Pastoral tiene la necesidad de nuestra presencia como Salesianos Cooperadores en el patio del colegio todos los viernes del curso; así que os animo a que participemos en esta labor salesiana.

He realizado este cuadrante para que se vean las fechas y así poder apuntarnos.

Como desde aquí no podréis escribir en el cuadro os ruego digáis en los comentarios quien se apunta a cada turno.

Un abrazo.
Paco Camacho.




sábado, 19 de octubre de 2013

CONVIVENCIA PRINCIPIO DE CURSO 2013-2014. AUMENTA LA FAMILIA


 

 

Convivencia  de Salesianos Cooperadores de Málaga

El pasado día 13 de octubre el centro de Salesianos Cooperadores de Málaga celebró la ya tradicional convivencia campestre de principio de curso.

En un ambiente familiar comenzamos la jornada con la celebración de la Eucaristía presidida por Don Felipe Acosta, Director de la Casa de Málaga, en la que todos participamos activamente.

Tras la misa, se comenzó a preparar el ágape  para compartir; con la posterior sobremesa en la que se compartió experiencias, buenos ratos y muchas ganas de trabajar en este nuevo curso.

Además de los Salesianos Cooperadores, en esta ocasión también se hicieron presentes los dos grupos de aspirantes que existen en la Casa de Málaga y que están formando Víctor Luque y Manuel Garrido.

 

Buen Comienzo de curso, pues, para los cooperadores de Málaga. Esperamos que todo el año sea fructífero y que la presencia de todos nosotros en los distintos ambientes en los que nos movemos, sea testimonio de Fe y Salesianidad.
 
 
por Juan Carlos. Aspirante a Salesiano Cooperador
 

martes, 12 de febrero de 2013

EJERCICIOS ESPIRITUALES

EEEE DEL CENTRO DE SSCC DE MÁLAGA
09 y 10-02-13
 
            Es el momento idóneo para plasmar en unas líneas sensaciones, sentimientos y algún comentario sobre los Ejercicios Espirituales que hace sólo unas tres horas acabamos de concluir.
            Deciros que lo que aquí reflejo son impresiones personales mías y que por ello sean demasiado subjetivas, pero necesitaba compartirlo con vosotros.
            Durante día y medio hemos estado reflexionando sobre el rostro de Dios; desarrollado en jornadas profundas en las que nuestro gran acompañante ha sido la Biblia; ese manual al que diariamente deberíamos dedicar aunque fuera un breve momento pero que esta vida tan alocada que llevamos nos lo impide normalmente. Hemos profundizado especialmente en los Salmos, haciendo especial hincapié en aquellos en los que aparece la palabra Rostro.
            Nuestro recorrido y reflexión ha estado marcado por seis grandes bloques: “Buscad mi rostro”, “ El rostro, espejo del alma”, “El rostro <oculto> de Dios”, “El rostro <materno> de Dios”, “María, el rostro femenino y materno de Dios” y por último “Jesús, el rostro humano de Dios”.
            Comenzamos ese estudio con una dinámica en la que durante 5 minutos estuvimos mirando la cara de la persona que teníamos frente a nosotros, mirando sus ojos, cejas, párpados, labios, orejas… para descubrir qué nos transmitía su rostro. Para mí fue profunda y de todo lo compartido en la puesta en común me quedo con la importancia de saber la gran expresividad de nuestro rostro continuamente y lo que influye en los demás.
            Y a partir de ahí pasamos a analizar, reflexionar, pensar y estudiar las distintas facetas que nos ofrece el rostro de Dios. Impresionante lo que puedes descubrir y aprender escuchando a una persona docta y preparada como es nuestro director de los EEEE, Manolo Rubio Vaquero. A la misma vez que lo escuchabas,  hacías oración; ha conseguido calar en mí aspectos de un Dios desconocido. Esto sumado a la lectura de los Salmos y del Nuevo Testamento han logrado un clima de cercanía a Dios que ojalá pudiera mantener.
            La noche del sábado, después de la cena, algunos vimos la película “La pasión”; que para mí ha sido otro momento fuerte. Sabía que era dura y por eso sus imágenes no han provocado en mí nada que no esperara; pero sí que el papel de algunos personajes, como el cirineo y María, me emocionaron en muchos sentidos, ví en ellos actitudes preciosas frente al sufrimiento de Jesús y que me invitaban a que yo me comportase de igual manera con la gente que sufre.
            A esto hemos dedicado nuestros EEEE. Y qué deciros; que vengo con el convencimiento de que necesito momentos así, que necesito rezar más, que necesito escuchar más el silencio, que necesito a mi Centro de Salesianos Cooperadores para vivenciar a Dios, que necesito descubrir mi rostro y el vuestro para poder descubrir y gozar del de Dios,,,,,  y seguiría con más necesidades. Pero también vengo gratificada, y doy gracias a Dios por brindarme oportunidades como ésta y permitirme disfrutarlas.          
            En mi recuerdo habéis estado permanentemente todos los que no habéis podido participar, he rezado por vosotros y os he sentido cercanos.
            Deseo que estas vibraciones que me traigo perduren en el tiempo y le pido a Dios por todos nosotros para que nos mantenga fieles a Él.
Quizás estas líneas no os sirvan de nada, porque lo que sirve es la experiencia personal, otra de las grandes cosas que me traigo aprendidas.
Con el deseo de que vivamos profundamente esta Cuaresma para prepararnos a la Pascua, recibid un saludo fraterno
 
Mª Ángeles Hernández.
 

 

jueves, 1 de noviembre de 2012

Convivencia principio de curso 2012-2013

 
 
 
El pistoletazo de salida ha dado paso a una nueva jornada de nuestro centro que como ya viene siendo habitual, ha comenzado este nuevo curso conviviendo en familia en un formidable día de campo. Risas, abrazos, ideas, Eucaristía, oración y la ilusión de comenzar otro año más en compañía de tus hermanos. La agenda ya está casi al completo pero la disposición de este pequeño centro hace que siempre este dispuesto a ayudar al que lo necesita.
Contamos como novedad con la presencia de Don Felipe Acosta, nuevo director de la casa y nuevo delegado del centro. Viejo conocido de nuestra casa y del que nos alegramos enormemente de tener de nuevo entre nosotros.
El centro estuvo prácticamente al completo, rodeado por nuestras familias y disfrutando de un espectacular día nublado y fresco de campo.
Que María Auxiliadora nos guíe y nos acompañe en este largo caminar que nos espera.
 
 

 


 
 
Un fuerte abrazo a todos
 
 
 
Jesús Jiménez. Vice coordinador y vocal de formación

jueves, 28 de junio de 2012

Acabando el curso


NUESTROS ÚLTIMOS MOMENTOS, POR AHORA, DE ESTE CURSO 2011-12.




                Tuve el honor, a principios de curso, de inaugurar este blog que tanto bien nos está haciendo, y ahora sigo teniéndolo para compartir con vosotros tantos acontecimientos que hemos vivido desde el mes de abril hasta ahora. Y digo hasta ahora, porque nos queda por vivir, sin duda, el acontecimiento más emocionante: La visita de la urna con las reliquias de Don Bosco.

                Como sabéis el fin de semana 21 y 22 de abril celebramos, en Málaga, la Asamblea y Congreso Provincial de SSCC. La sensación generalizada es que la gente salió satisfecha y contenta; la revisión la hará el Consejo Provincial el próximo mes de julio e imagino nos comunicarán qué tal son las impresiones. Por mi parte, varias son las ideas y sentimientos que quisiera compartir con vosotros; en primer lugar agradecer, personalmente, a todo nuestro Centro su colaboración en la organización para que todo saliera lo mejor posible; no voy a dar nombres por temor a equivocarme pero estoy convencida que todo el que tenga que estar agradecido así lo va a sentir sin necesidad que yo lo exprese, GRACIAS!!!!! Dos sentimientos personales quiero, también, compartir con vosotros: la imposición de la insignia de plata a Manolo y a mí, un momento lleno de vivencia para nosotros por lo que supone;  25 años ya, parece que fue ayer pero son muchos años, quizás desde el 22 de abril nos sentimos aún más vocacionados, gracias a todos los que compartisteis con nosotros ese momento y gracias a los que, no pudiendo venir, nos manifestasteis vuestras felicitaciones; la mayor parte de estos años los hemos vivido con nuestro Centro de Málaga. Y para terminar con esta reseña a la Asamblea, no puedo dejar de escribir algunas líneas para felicitar y felicitarnos por nuestro nuevo Coordinador Provincial; nuestro Centro tiene que estar más que orgulloso, aún siendo de los más pequeñitos tenemos la dicha de poder gritar a los cuatro vientos que contamos con él, con Manolo Garrido, porque él así lo ha querido y porque su Centro así lo ha apoyado. Felicidades Manolo, y sabes que cuentas con nosotros.

                Nada más terminar nuestra Asamblea nos vimos envueltos en el mes de mayo, el mes de nuestra Auxiliadora, tan cargado de actos y  momentos celebrativos: la novena a nuestra Madre, el gran día 24 de mayo, su procesión por el barrio de Capuchinos, la verbena en su honor; en fin espero no olvidarme de nada. Creo que ha habido una gran participación por nuestra parte durante todo el mes, hemos estado presentes (pienso que muy dignamente) en cada uno de estos momentos. Es verdad, que en alguna ocasión se echa de menos una respuesta mayor, pero soy consciente y, así lo creo, que son las dificultades y obligaciones las que nos impiden poder estar en todo lo que quisiéramos.

                Y después de un recargado mes de mayo, iniciamos el mes de junio celebrando de una manera muy especial, el Día del Corpus Christi: hemos tenido la gran oportunidad de mostrar a Don Bosco en el centro de la Ciudad, una magnifica experiencia cargada de detalles: su bajada desde el Santuario al centro, permanecer en un Altar donde tanta gente lo ha visto, había de todo: desde el que preguntaba quién era hasta el que lo reconocía con facilidad y decía expresiones como “Mira es Don Bosco” o “Mira el de los Salesianos”… y su regreso a casa fue para mí toda una manifestación de Salesianidad. En todo momento, los SSCC, estuvimos a su lado y “luciendo” nuestro banderín por nuestra ciudad. GRACIAS a todos los que habéis hecho que esto fuera posible.         

En el mes de junio también hemos colaborado con la Pastoral Juvenil, y hemos echado una manita en las fiestas de fin de curso de infantil y primaria. Os doy las GRACIAS en nombre del Centro a los que habéis estado ahí.

                Seguimos inmersos en los preparativos para la visita de la urna con las reliquias de Don Bosco. Los SSCC tenemos varias responsabilidades, y todas están en marcha, algunas prácticamente cerradas y detalladas: dos charlas previas a la visita y la animación de la Vigilia de la noche del 24 de septiembre, en la que tendremos, para mí todo un lujo, la posibilidad de renovar nuestra promesa delante de Don Bosco y en nuestro Santuario. Estoy convencida de que todo va a salir bien y que estas responsabilidades nos van a ayudar a vivir la experiencia aún más intensamente. Espero que todos estemos ilusionados y receptivos a cualquier ayuda que se nos pueda pedir; para el CEP va a ver poco descanso este verano pero la ocasión así lo merece.

                El pasado 20 de junio nos juntamos para compartir la Eucaristía del Santuario y celebrar, simbólicamente, la clausura de este curso. SSCC y Aspirantes estábamos allí, dando gracias por todo lo vivido; y también compartimos un buen momento tomando unas tapitas (os dejo como  muestra una simpática foto). Y no nos despedimos del todo porque nos volvimos a citar para el 24 de junio en la Eucaristía de 20.30.

                Más acontecimientos a resaltar: Que nuestro vicecoordinador de Centro ha sido padre, tiene un nene que es una monería, Marcos; FELICIDADES JESÚS!!!

                El primer fin de semana será, en Rota, el campamento de Cooperadores, a él van a asistir nada menos que 6 de nuestros Aspirantes, y, van a colaborar en la cocina Paco e Inma. A todos vosotros MUCHAS GRACIAS ¡!!!! Y espero disfrutéis de una gran experiencia que luego podáis compartir con los demás.

                No puedo despedir esta crónica sin hacer mención a nuestro Delegado, sin referirme a Carmelo. Le agradezco el apoyo que, personalmente, he sentido durante todo el curso; si algo me ha dejado claro es el cariño y consideración que manifiesta a la Asociación de Salesianos Cooperadores. GRACIAS Y MUCHA SUERTE, CARMELO!

Cuántas cosas ¿verdad?, ojalá que podamos seguir contando muchas más. Os deseo un verano en el que podáis descansar pero sin olvidarnos nunca de los que somos: verdaderos salesianos en el mundo.

Ah!!!! Sólo una cosita más: animaros y escribir en el blog, no sólo está para colgar temas formativos, también para compartir experiencias. Estaría bien que todos dejáramos escrita alguna impresión de este curso.

Un fuerte abrazo

Mª Ángeles Hernández.





               

viernes, 27 de abril de 2012

DON BOSCO, DEVOTO DE MARÍA

“La Virgen María indicó a Don Bosco su campo de acción entre los jóvenes, y lo guió y sostuvo constantemente Creemos que María está presente entre nosotros y continúa su misión de Madre de la Iglesia y Auxiliadora de los cristianos"
(Constituciones 8. SDB).


DON BOSCO, DEVOTO DE MARÍA

Muchos estudios existen sobre la importancia de la figura de la Virgen María para la espiritualidad y el apostolado de Don Bosco.

Sin embargo, fijamos nuestra mirada hoy no tanto en estos aspectos, sino en algunos detalles históricos de la vida de Juan Bosco que fueron, primero calando en su personalidad, profundizando su devoción a la Virgen, y luego haciendo de ella baluarte e instrumento de transmisión para los que le rodeaban, especialmente sus jóvenes.

El objetivo del texto es tratar de confrontar estas pinceladas de la relación de Don Bosco con María con nuestra propia experiencia vital, examinar nuestra devoción mariana desde nuestra fe cristiana y desde nuestra vocación salesiana.


1.       La devoción a María en la Tradición de la Iglesia.

En Roma, en las catacumbas de santa Priscila, se puede admirar la primera representación de la Virgen con el Niño, mientras, al mismo tiempo, san Justino y san Ireneo hablan de María como la nueva Eva que con su fe y obediencia repara la incredulidad y la desobediencia de la primera mujer. Según el Obispo de Lyon, no bastaba que Adán fuera rescatado en Cristo, sino que «era justo y necesario que Eva fuera restaurada en María» (Dem., 33). De este modo subraya la importancia de la mujer en la obra de salvación y pone un fundamento a la inseparabilidad del culto mariano del tributado a Jesús, que continuará a lo largo de los siglos cristianos.

El culto mariano se manifestó al principio con la invocación de María como «Theotókos» [Madre de Dios], título que fue confirmado de forma autorizada, después de la crisis nestoriana (negación de la maternidad divina), por el concilio de Éfeso, que se celebró en el año 431.

La reacción popular en esta crisis testimonia el arraigo del culto a la Virgen entre los cristianos que, «ha crecido admirablemente en veneración y amor, en oración e imitación» (Lumen gentium, 66).

También se expresó especialmente en las fiestas litúrgicas, entre las que, desde principios del siglo V, asumió particular relieve «el día de María Theotókos», celebrado el 15 de agosto en Jerusalén y que sucesivamente se convirtió en la fiesta de la Dormición o la Asunción.

Además, bajo el influjo del «Protoevangelio de Santiago», se instituyeron las fiestas de la Natividad, la Concepción y la Presentación, que contribuyeron notablemente a destacar algunos aspectos importantes del misterio de María.

Después del concilio Vaticano II, el culto mariano parece destinado a desarrollarse en armonía con la profundización del misterio de la Iglesia y en diálogo con las culturas contemporáneas, para arraigarse cada vez más en la fe y en la vida del pueblo de Dios peregrino en la tierra.


2.      La devoción a María en la familia de Don Bosco.

En el territorio de Castelnuovo en diversos pequeños pueblos, Juan Bosco transcurrió los 16 primeros años de su vida: infancia y la adolescencia.

En el ambiente familiar se modela su sensibilidad humana y cristiana. La religiosidad está presente, de manera natural, en todas las acciones de la vida campesina de aquel entorno. El día está marcado por recuerdos referentes a la vida del Señor. Los días, los meses, las estaciones y los años se leen como regalo de Dios.

En este ambiente destaca la influencia de su madre, mamá Margarita, creyente convencida que trata de dar a sus hijos lo mejor que ella tiene: su fe, su espíritu caritativo, su confianza en la Providencia y su empeño en el trabajo de las labores diarias.

Pasados los años, Don Bosco deja escrito los siguientes recuerdos respecto a su buena madre, en referencia a las prácticas de piedad en su infancia: "Su mayor empeño fue instruir a sus hijos en la religión... cuando fui capaz de estar con mis hermanos, me hacía ponerme de rodillas por la mañana y a la noche, y todos juntos rezábamos las oraciones en común y la tercera parte del rosario" (MOi 21-22).

En referencia a la devoción mariana que le inculcó su madre queda patente en las palabras que le dirige cuando Juan Bosco va a iniciar sus estudios en el Seminario y viste la sotana. El mismo Don Bosco nos lo cuenta:

"Querido Juan, ya has vestido la sotana de sacerdote. Como madre experimento un gran consuelo en tener un hijo seminarista. Pero acuérdate de que no es el hábito lo que honra tu estado, sino la práctica de la virtud... Cuando viniste al mundo te consagré a la Santísima Virgen; cuando comenzaste los estudios te recomendé la devoción a esta nuestra madre. Ahora te digo que seas todo suyo. Ama a los compañeros devotos de María. Y si llegas a sacerdote, recomienda y propaga siempre la devoción a María. Al terminar estas palabras, mi madre estaba conmovida y yo lloraba" (MO 79).

Este elemento materno va a aparecer como decisivo en el sueño que llamamos "de los nueve años". Nos fijamos en las referencias marianas de este "sueño", que se va a convertir en el método educativo y pastoral de Don Bosco. Nos cuenta en sus "Memorias":

"En el sueño me pareció estar junto a mi casa. Al ver una turba de chiquillos que se pegaban me metí enseguida en medio de ellos. En aquel momento apareció un hombre muy respetable, me llamó por mi nombre y me mandó ponerme al frente de aquellos muchachos, añadiendo estas palabras: No con golpes, sino con la mansedumbre y caridad.

-¿Y cómo podré conseguirlo? - añadió - Yo te daré la Maestra - siguió el personaje - Bajo su disciplina podrás llegar a ser sabio, pero sin ella toda sabiduría se convierte en necedad.

- ¿Y quién sois vos que me habláis de este modo?

- Yo soy el Hijo de Aquella a quien tu madre te acostumbró a saludar tres veces al día.

- ¿Y cuál es vuestro nombre?

- Mi nombre pregúntaselo a mi Madre.

- Ella, tomándome bondadosamente de la mano, me dijo: He aquí tu campo, he aquí donde debes trabajar. Hazte humilde, fuerte y robusto. Y poniéndome la mano sobre la cabeza me dijo: A su debido tiempo, todo lo comprenderás" (MO 16).

Nos encontramos delante de una narración rica en detalles y contenido: El protagonista es Jesús, el Señor, que deja paso a quien va a ser la "Maestra", aquella a quien Juan, junto con su madre, en el trabajo del campo o con los libros, va a invocar tres veces al día con la oración del "Angelus". (Cfr. CARLO COLLI, Pedagogía spírituale...)

Respecto a los lugares que acompañan la infancia y adolescencia de Juan, él mismo nos dice, por ejemplo, que "la fiesta más grande para los habitantes de Murialdo y de I Becchi era la Maternidad de María Santísima, que celebraban en el segundo domingo de octubre". En ese domingo va a ser cuando se produce el encuentro entre el niño Juan Bosco y el joven sacerdote paisano suyo, D.Caffaso. (MOi 41-43).

Entre las devociones que Juan Bosco cultiva con especial cariño se encuentra la invocación de la Virgen del Rosario. Es la referencia de su niñez. En un ambiente rural, esta fiesta, colocada en los primeros días del mes de octubre, promovía una especial alegría por el final de las tareas del campo. Las viñas habían dado su fruto y se podía disfrutar del buen tiempo otoñal y de la recolección de los frutos. Al mismo tiempo se rezaba y alababa a la Madre que siempre acompañaba, y se hacía con el rezo del Rosario.

Esta invocación jamás la perdió Don Bosco. De hecho, pide a su hermano José que le deje una de las habitaciones de su casa para dedicarla a capilla, con la advocación de la "Virgen del Rosario".

Esa capilla acogerá durante muchos años a los muchachos que Don Bosco llevaba desde Turín en sus paseos otoñales. Con esta invocación han rezado en su juventud Miguel Rúa, Magone, Domingo Savio. Esta sencilla capilla del Rosario es el pequeño primer "centro de culto mariano" que Don Bosco prepara para invocar a María.

Finalmente, como referencia e invocación mariana de estos años juveniles de Juan Bosco, recordamos sus caminatas desde su pequeño caserío hasta el pueblo y su iglesia parroquial, la iglesia de Castelnuovo. En la parroquia de San Andrés Juan recibe el bautismo, la primera Comunión y la vestición de sotana. A esta iglesia iba con frecuencia a recordar y a rezar.

Y ya que estaba en un lugar al que le había costado subir (porque está en el lugar más alto del pueblo), subía un poco más y se acercaba a rezar ante una imagen de la Virgen, llamada con la advocación de "La Virgen del Castillo", pequeño santuario mariano situado en el lugar que ocupaba un castillo medieval. Particularmente se acercaba a él en las fiestas marianas y en los momentos que buscaba silencio y retiro.


3.      La presencia de María en la vida de Don Bosco.

En la Iglesia Catedral de Chieri se encuentra un altar dedicado a la Virgen María: "Nuestra Señora de las Gracias". Esta capilla y altar fue construido por la ciudad de Chieri como agradecimiento a la Virgen María, con motivo de la peste de 1630.

Vemos, una vez más, como Juan Bosco incorpora a su espiritualidad los elementos religiosos del ambiente en el que vive. En Chieri tal invocación era "lo popular", "lo más querido". Él se acercaba ante aquella imagen con frecuencia. Se encomendó a ella, sobre todo, en el momento de tener que decidir su futuro.

En sus "Memorias" cuenta las circunstancias de tal decisión: Se acercaba el final de los estudios en el Instituto. Expuse mi situación a mi amigo Luis Comollo. Él me aconsejó que hiciera una Novena, durante la cual escribiría a su tío párroco. El último día de la Novena, en compañía de mi inolvidable amigo, confesé y comulgué. Oí después una misa y ayudé otra en el altar de Nuestra Señora de las Gracias, en la catedral. De vuelta a casa encontramos una carta del tío de Comollo que me recomendaba no entrar en un convento y comenzar los estudios en el Seminario" (MO 71-72).

Ante esta imagen tan querida Juan va a volver en muchas ocasiones. Después de su ordenación sacerdotal Don Bosco celebró las primeras misas en los altares que le traían recuerdos especiales y habían sido más significativos en su preparación vocacional. En este altar de "Nuestra Señora de las Gracias", el 9 de junio de 1841, celebró su cuarta misa.

Juan al entrar en el Seminario, ante todo, observa a los compañeros. Según le había indicado su madre, hace amistad con "los devotos de María y amantes del estudio y la piedad" (MO 81). Reza todos los días el Rosario, con sus compañeros. En las vacaciones de verano, que pasa en su pueblo, se ejercita en predicar sobre el Rosario y sobre la Asunción, y sobre la Natividad de María, en el pueblo de Capriglio " (MO 86).

Durante esta época de Seminario la imagen ante la cual va a rezar y que él quiere con devoción es la de la Inmaculada. Presidía la capilla del Seminario una hermosa imagen de María que actualmente ha sido donada al Colegio Salesiano de Chieri.

Juan Bosco seminarista, una vez más, se adapta a las circunstancias de la devoción e invocación que le proponen en el ambiente en el que vive. Ante esta imagen de la Inmaculada él va a exponer y hacer oración con sus inquietudes vocacionales y con los problemas que le traían los muchachos de Chieri, a los que enseñaba el catecismo y a leer y escribir en los días festivos (MO 85).

Al llegar a Turín después de haber celebrado la primera misa privada con su bienhechor y confesor, Don Cafasso, celebra al día siguiente, lunes, en el Santuario de la Consolata, “para agradecer a la Virgen los innumerables favores que le había obtenido de su divino hijo Jesús” (MO 102).

Los primeros años de sacerdocio los pasa Don Bosco dedicados a su formación y a dejarse interpelar por la situación en que veía a los jóvenes abandonados de Turín: reza, estudia y piensa que algo tiene que cambiar en el modo de acoger y "prevenir" estas miserias e incultura juvenil. Cuando necesita llevar a la oración las situaciones que está contemplando acude al Santuario de los turineses, la Consolata.

A los pocos meses de su estancia en Turín la Virgen María le va a preparar una ocasión para comenzar a hacer realidad el "sueño de los 9 años". En el día de la Inmaculada, 8 de Diciembre de 1841, Don Bosco inicia su labor de catequesis y "Oratorio Festivo" con un joven de 16 años: Bartolomé Garelli. Encomienda estos sencillos inicios a la Santísima Virgen. Pasados los años escribirá el mismo Don Bosco: "Todas las bendiciones que nos han llovido del cielo son el fruto del Avemaría rezada con fervor y recta intención junto con el joven Bartolomé Garelli " (lB XVII, 510).

Llega un momento en que Don Bosco está agotado de fuerzas. Un domingo por la tarde cae al suelo, rendido por el cansancio y por el peso del futuro incierto. Es entonces cuando sus chicos acuden a la Consolata para decir a la Virgen que Don Bosco no podía morir. Lo cuenta de esta manera:

"Aquellos jóvenes espontáneamente rezaban, ayunaban, oían misa, ofrecían sus comuniones. Se alternaban para pasar la noche y el día en oración ante la imagen de la Consolata. Por la mañana encendían velas, y hasta la última hora de la tarde había siempre un número considerable de ellos rezando y suplicando a la Madre de Dios que conservase a su pobre Don Bosco " (MO 171).

La primera imagen de María que Don Bosco compra es una pequeña estatuilla de la Consolata. Ante esta imagen, que se conserva todavía hoy en día en la capilla Pinardi, rezaron durante años Mamá Margarita, el mismo Don Bosco y los primeros jóvenes recogidos en su Oratorio. Sacaban la imagen en pequeña procesión por el patio en las fiestas marianas, y depositaban ante ella (todavía hoy en día), algunos papelitos con las necesidades e intenciones más urgentes.

El día en que mamá Margarita muere, Don Bosco, muy de mañana, se acerca al Santuario de la Consolata acompañado de su fiel amigo y salesiano José Buzzetti. Con lágrimas de dolor celebra la misa en la cripta de la iglesia y después reza de esta manera ante la imagen de María: "Mis hijos y yo nos hemos quedado sin madre en la tierra. Quédate a nuestro lado y haznos tú de madre".

En la nueva iglesia de San Francisco de Sales, uno de los altares estaba dedicado a la Virgen María. Ha permanecido hasta hoy como Don Bosco lo pensó. Ha variado la imagen de la Virgen, que en un principio se colocó la del Rosario y posteriormente una imagen de la Inmaculada, porque ante este altar tuvo lugar la fundación de la Compañía de la Inmaculada, impulsada por el alumno de Don Bosco, Santo Domingo Savio.

La devoción a la Inmaculada era la invocación querida ambientalmente en el Oratorio. Durante 16 años esta iglesia de San Francisco de Sales y esta fiesta mariana sostuvieron la espiritualidad juvenil de aquellos alumnos y primeros salesianos.

La devoción a la Inmaculada se convierte para la pedagogía salesiana en el motor de una serie de valores que están a la base de toda educación: esfuerzo, piedad, bondad, pureza, alegría, compañerismo, vida de familia, vocación... Don Bosco nunca suprimió esta invocación de su método educativo (COLLI, 176).



4.      Fundaciones: Basílica, FMA y ADMA.

En 1862 Don Bosco comunicó a los salesianos Pablo Álbera y Juan Cagliero el pensamiento que le venía constantemente:

"Hasta el presente, añadió, hemos celebrado con solemnidad las fiestas de la Inmaculada y en este día comenzaron nuestras primeras obras de los oratorios festivos. Pero la Virgen quiere que la honremos con el título de María Auxiliadora: corren unos tiempos tan difíciles que ciertamente necesitamos que la Santísima Virgen nos auxilie para conservar y defender la fe cristiana. Será la iglesia madre y el centro de donde surgirán todas nuestras obras en favor de la juventud" (Cfr. MBi 7, 333-334).

Y Don Bosco, con esta gran confianza en la Providencia, se puso manos a la obra, sin ninguna base económica sólida. En 1865 se colocó la primera piedra, y el 9 de junio de 1868 se consagró la nueva Iglesia.

Ya en 1844 había tenido un sueño donde se le indicaba el lugar sobre el que habría de construir el Santuario. Y hasta llegó a ver un magnífico templo en cuyo interior destacaba la inscripción "ESTA ES MI CASA, DE AQUÍ SALDRÁ MI GLORIA" (MOi 136).

Aunque la invocación de "Auxiliadora" se encontraba presente en la iglesia desde el siglo XVI, fue Don Bosco quien la adoptó con cariño y la propagó con verdadero celo. A través de sus convicciones y de su predicación, tal invocación pasó a ser popular y juvenil.

El cuadro que preside la Basílica y que el mismo Don Bosco pensó y transmitió al artista, se ha hecho familiar y cercano, haciendo que la eclesiología que encierra se popularice y extienda hasta llegar a nosotros.


El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora surge en los años de la madurez apostólica, humana y espiritual de Don Bosco, en los mismos años en los que la Basílica de María Auxiliadora está en construcción.

Don Bosco el 24 de abril de 1871, manifestó al Consejo su pensamiento de fundar un instituto femenino, y les invitó a que después de un mes de oración y reflexión, le dieran su parecer. Por otra parte, ya venía madurando desde una decena de años la relación entre Don Bosco y el grupo de la Inmaculada de Mornese, dedicadas a la promoción humana y cristiana de las chicas del pueblo.

De este grupo selecto, Don Bosco invita a algunas a practicar una regla de vida en común con el propósito de consagrarse a Dios como religiosas.

La fundación sucede el 5 de agosto del 1872 fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, una real prolongación de la Basílica de Turín, hecha de piedras vivas. Un monumento vivo a María Auxiliadora.

En Don Bosco el culto a María se hace vida, se concretiza colaborando en realización del Reino de Dios por medio de la educación. La Basílica de María Auxiliadora, da gloria a Dios por las maravillas realizadas en María. El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora da gloria a Dios haciendo memoria viva en sus miembros de la presencia viva de María en su vida de consagración y apostolado.


En la Basílica tiene su sede la “Primaria” Asociación de María Auxiliadora, fundada por Don Bosco y a la que se agregan todas las demás Asociaciones que tengan el mismo título y la misma finalidad. Para conseguir que todas se mantuvieran unidas a la de Turín Don Bosco logró del Papa la consideración de Archicofradía, término hoy día usado por tradición ya que ha sido eliminado del Código de Derecho Canónico.

La Asociación de María Auxiliadora fue fundada por Don Bosco como instrumento privilegiado para “promover el culto al Santísimo Sacramento y la devoción a María Auxiliadora de los Cristianos”.

Fue erigida canónicamente en el Santuario de María Auxiliadora de Turín, el 18 de abril de 1869.


5.      Además…

► Escribe y divulga seis libritos en los que ilustra el título de Auxiliadora convirtiéndose así en el teólogo de dicho título.

► Pone en marcha la Obra de María Auxiliadora para las vocaciones tardías. Esta obra, aunque ha desaparecido en la actualidad, ha dejado vinculado a la devoción a María Auxiliadora el compromiso por las vocaciones.

► Compone y hace aprobar por Roma la Bendición de María Auxiliadora de la cual dice el IV sucesor de Don Bosco, Don Ricaldone, que es "un pequeño monumento de piedad litúrgica y mariana".

► Difunde la popular novena, conocida por todos, de cuya eficacia son incontables los testimonios en el mundo entero.

► Populariza la jaculatoria "María Auxiliadora de los Cristianos, ruega por nosotros", grabada en el corazón de todos los miembros de la Familia Salesiana.


6.      Conclusión

Don Bosco calaba en el corazón de la gente de su tiempo porque vivía sus mismas "devociones". Fue capaz de "encarnarse", pero no para quedarse "en lo de siempre", sino para aportar a su tiempo algo más. Su recorrido devocional para llegar a invocar a María como "Auxiliadora", supone un camino de crecimiento espiritual y de atención a los signos de los tiempos, que denota empeño y progreso espiritual.

Don Bosco nos deja el mensaje de que es posible percibir la presencia constante de María en nuestras vidas. Él así lo experimentó y lo transmitió. Y lo vivía de tal manera que percibía hasta una presencia "física".

Se lo comunicaba con fuerza a las Hijas de María Auxiliadora cuando, ya anciano, un año antes de morir) corregía las interpretaciones que Don Bonetti hacía mientras él hablaba:" no, quiero decir textualmente que la Virgen está aquí, en medio de vosotras. Ella pasea por esta Casa y la protege con su manto" (MBi XVII, 557).










BIBLIOGRAFÍA

JUAN PABLO II, “El culto a la Virgen María”, en L'Osservatore Romano, edición semanal en lengua española, del 17-X-97

LETE, IÑAKI, “La experiencia mariana de Don Bosco”, en  www.mariologia.org

SANTOS CAMPAÑA, FELIPE, “La Virgen en la vida de Don Bosco”, en www.autorescatolicos.org











PISTAS PARA LA REFLEXIÓN

-         ¿Podrías contar algún recuerdo relativo a la presencia de la Virgen en tu infancia? ¿Alguna advocación en concreto? ¿Algún gesto que se hiciera en casa y que aprendieras de niño? ¿Mantienes alguna costumbre de entonces?

-         A medida que ibas creciendo, ¿cómo se iba transformando tu relación con María? ¿Piensas que la formación de los grupos en los que estuvieras o tu propia maduración como persona te hacía cambiar tu visión o mantenías la aprendida?

-         Don Bosco percibía constantemente a María en su vida. ¿La percibes tú en la tuya? En tu acción diaria… trabajo, familia, relaciones…

-         Para Don Bosco la presencia de la Virgen en sus Casas y obras apostólicas es fundamental. Propagaba con empeño la devoción a María Auxiliadora convencido de su gran valor ¿Y para ti como cooperador? ¿Cómo haces presente la figura de María en tu acción pastoral? ¿Crees que es un valor fundamental?



por Víctor Manuel Luque. Salesiano Cooperador

martes, 10 de abril de 2012

Entrega del PVA a nuestro grupo de aspirantes


Feliz Pascua a todos!!!
Estamos de fiesta y que mejor manera de celebrarla que recordando este momento tan importante en la vida de nuestros aspirantes. Os adjunto la crónica del acto que se celebro en nuestro Santuario, a los pies de nuestra Auxiliadora, que una vez más  arropo con su infinito amor a nuestra gran familia salesiana.



El pasado jueves día 29 de marzo tuvo lugar un acontecimiento  importante para el Centro de Cooperadores de Málaga en general y para su grupo de aspirantes en particular, y es que estos dimos comienzo a la segunda etapa de nuestra formación y discernimiento en la vocación de Cooperador Salesiano.
Los aspirantes recibimos de manos de la Coordinadora del Centro Mª Ángeles Hernández  y nuestro formador Víctor Luque, el Proyecto de Vida Apostólica que ha de ser eje de una nueva etapa en la que profundizar, discernir y poner en manos de Don Bosco y Mª Auxiliadora un camino que continuamos con mucha ilusión y esperanza y en la que queremos seguir descubriendo nuestra vocación cristiana de vida según el espíritu y la obra del fundador de la familia salesiana, San Juan Bosco.
Este sencillo acto se produjo a los pies de nuestra Madre Mª Auxiliadora y  en torno a la Eucaristía, que fue presidida por el P. Gabriel Pérez, y en la que estuvimos acompañados por muchos miembros del, que ya consideramos nuestro, Centro de Cooperadores de Málaga.
Agradecer desde aquí a los Salesianos Cooperadores y toda la familia salesiana,  la oportunidad que nos ofrecen de descubrir y profundizar en esta vocación junto a ellos, así como  la acogida y la dedicación que han tenido desde que comenzamos este camino hace mas de un año.
¡Un abrazo para todos!
Alfonso Clavero
Aspirante Cooperador